El sector dice adiós a Serafín Bombín, memoria viva de la agricultura en Castilla y León

Tranquilo y acompañado por su familia, nos dejaba este martes Serafín Bombín, técnico de Alfersan desde hace más de treinta años y uno de los mayores conocedores de la maquinaria agrícola en España. “El hueco que deja es enorme, imposible de llenar, y ahora seremos los demás quienes tengamos que aprender una parte de lo que él sabía”, ha subrayado Javier Aguilera, director de Alfersan.

Bombín, como todo el mundo le llamaba, se ha mantenido hasta el último día fiel a su carácter luchador y optimista. Nació hace 60 años y empezó a trabajar a los 16 en la empresa familiar, en Peñafiel. A lo largo de su carrera profesional ha conocido de primera mano la evolución experimentada por la agricultura en Europa. También, y sobre todo, la revolución de la maquinaria agrícola en las últimas décadas.

Alfersan ha sido su segunda familia. Se integró en el equipo cuando las instalaciones se encontraban en el Camino Viejo de Simancas, en Valladolid, y a partir de entonces fue conociendo las diferentes etapas de la compañía, sus sucesivos traslados y ampliaciones.

La figura de Bombín tardará mucho en olvidarse gracias a su dilatada experiencia, pero también gracias a su calidad humana. Porque Bombín ha sido reconocido y querido durante todos estos años por parte de compañeros, clientes y fabricantes de toda Europa.

En algunos casos ha vendido maquinaria y atendido a tres generaciones de una misma familia, y en alguna ocasión el abuelo ha recomendado al nieto “comprar la máquina a Bombín”, en lugar de a Alfersan. Así lo recuerdan sus compañeros.

Siempre echaremos de menos su amistad y sus consejos”, ha resumido Aguilera.

 

La incineración del cuerpo tendrá lugar a las 17,30 horas del miércoles 26 de febrero en el Crematorio de Las Contiendas, en Valladolid.

El viernes, 28 de febrero, se celebrará una misa funeral a las 19,30 horas en la iglesia de Nuestra Señora de Prado, en el barrio de Parquesol.